Juego de Redes (2): Revisión y correcciones

Dado el rotundo fracaso de mi modelo anterior, he decidido revisar lo hecho anteriormente, para nutrir el análisis.

Resulta que en mi post anterior decidí hacer las compras como un conjunto finito y continuo con cota inferior (no se permiten compras negativas) y poner al mercado, siendo q la cantidad que este compra lo mismo que decir del número de compradores continuamente divisibles que deciden entrar a la red.

Resulta que Katz y Shapiro (1985) establecieron primero un mercado con n empresas y un espacio de agentes heterogéneos con densidad 1, donde r designa el tipo de agente al que nos referimos. La heterogeneidad se da en qué tanto están los agentes dispuestos a pagar por el producto (poder de compra?), aunque suponemos que son homogéneos en su forma de valorar las externalidades de red.

Sea x_i^e el número de clientes que un consumidor espera tendrá la empresa i y y_i^e el tamaño de la red esperado de esta misma red. El motivo de esta separación se vuelve claro cuando hablamos de compatibilidad, un determinante clave de las externalidades de red. Si, por ejemplo, la tecnología de todas las empresas fuera incompatible, entonces cada una se vería forzado a establecer su propia red, por lo que y_i^e=x_i^e. Si por el contrario, dos o más empresas (digamos, 2\leq m\leq n) tienen productos compatibles, entonces la red se extiende y y=\sum_{k=1}^m x_k^e. Desde aquí, creo que es evidente que una red más grande podría hacer más valioso al producto para un consumidor, para verificarlo hay que determinar la forma en la que estos obtienen su utilidad.

Un consumidor de tipo r está dispuesto a pagar r+v(y^e) por un producto con una red de tamaño esperado y^e. Sin pérdida de generalidad, podemos normalizar los valores de r y decir que v(0)=0. Algo en lo que estuve anteriormente bien fue en la forma de determinar la utilidad por la externalidad de red, tenemos que v'>0,v''<0,\lim_{y\to\infty}v'(y)=0. Lo último no lo especifiqué, pero es una condición bastante deseable, nos dice que entre más grande el tamaño de la red, el valor que el agente le da se acerca más al máximo que su función de utilidad le da.

El agente entonces desea maximizar su utilidad, eligiendo entre las n empresas aquella que le ofrezca mayor valor. Sólo podrá comprar una unidad del bien (presumiblemente duradero), es decir

max_{i} r+v(y_i^e)-p_i

Siempre que esto sea positivo, el agente elegirá una empresa. Si se diera el caso de que todas las empresas ofrezcan un valor final negativo, el agente se mantendrá fuera del mercado (es otra forma de decir que su costo de oportunidad es una constante igual a 0).

Una sentencia interesante es decir que, dada la homogeneidad de los productos, dos empresas i y j tendrán ventas positivas sólo si sus precios hedónicos esperados son iguales, es decir

p_i-v(y_i^e)=p_j-v(y_j^e)

El precio hedónico es el precio ajustado al tamaño de la red. Sea \phi \equiv p_i-v(y_i^e) el valor común dado de los precios hedónicos, sólo los consumidores para los que r\geq\phi entran al mercado. Dada una distribución uniforme de los consumidores entre menos infinito y A, la cantidad total de consumidores será de A-\phi. Las empresas venden una cantidad total de z\equiv \sum_{i=1}^nx_i por lo tanto, los precios se deben establecer de forma tal que A-\phi=z. O de otra manera,

A+v(y_i^e)-p_i=z

Por lo que el precio debe ser igual a

p_i=A+v(y_i^e)-z

Para conocer las ganancias de la empresa, debemos también considerar los costos. Katz y Shapiro también simplificaron el análisis haciendo los costos fijos y variables iguales a cero G+gx=0. Existe otro costo, que es el relativo a la compatibilidad, que analizaremos después.

Con lo que conocemos, podemos deducir que si todas las redes son incompatibles, es decir, si y_i^e=x_i^e, la ganancia de la empresa i es de

\pi_i=x_i(A-z+v(x_i^e))

Y si todos los n productos son compatibles entre si, y_i^e=\sum_{k=1}^nx_k^e\equiv z^e

\pi_i=x_i(A-z+v(z^e))

Lo cual es evidentemente mayor. Podríamos adelantarnos con algunas conclusiones y decir que a las empresas les conviene abrir su tecnología a otras empresas, pues aumenta la probabilidad de que los consumidores elijan su producto, sin embargo, hacer esto permite que el mercado se diluya, los precios bajen y las ganancias se vean disminuidas.

 

Bibliografía:

Katz, M. L., & Shapiro, C. (1985). Network externalities, competition, and compatibility. The American economic review, 424-440.

Inmersión del dinero bancario en la Economía según Keynes

Etapa Dinero Bancario Dinero en Efectivo
Primera Etapa Se usa para Inversión Pagos mayoritarios
Segunda Etapa Atesoramiento de dinero Pagos mayoritarios
Tercera Etapa Se usa para transacciones de Negocio Pago de nómina y gastos menores
Cuarta Etapa Transacciones y nómina Gastos menores

Resumen de: Finance and Economic Development, por Rogerio Studart

Las Ideas Principales

Post-keynesianos
1- El financiamiento y no el ahorro, es la pre-condición para la inversión.
2- Los bancos y no los ahorradores, juegan mayormente el rol fundamental en el proceso de financiamiento.
3- El ahorro fondea, pero no financia la acumulación.
Hyman Minski
4- El crecimiento incrementa la fragilidad financiera de la economía.
5- Esta fragilidad financiera se puede mitigar por el fondeo activo, i.e. la emisión de valores a largo plazo por las empresas inversoras con el fin de consolidar sus pasivos a corto plazo.
6- Mercados financieros bien estructurados y funcionales pueden jugar un rol fundamental en un proceso financieramente estable de crecimiento/desarrollo, un rol que es de otro modo ambiguo, a causa de la volatilidad inherente de esos mercados.

Capítulo 2.- El dominio del argumento del ahorro previo

Un supuesto común de los modelos concernientes al financiamiento y desarrollo es que el ahorro es una pre-condición a la inversión y el crecimiento económico -una visió que se le ha llamado el argumento del ahorro previo (PS argument, AAP en este resumen).

Orígenes del argumendo del ahorro previo
En la teoría económica moderna, el AAP es de hecho un legado de la teoría clásica, la cual, como Chick (1983:184) nos recuerda correctamente: “Tuvo sus orígenes en el establecimiento de una economía agrícola, donde la forma arquetípica del ahorro era la semilla: producción no consumida, un recurso real” en una economía agrícola tal, el ingreso (la cosecha) está predeterminada; por tanto el único recurso de inversión es la semilla guardada, que debe lógicamente existir previamente al acto de invertir.
Si el AAP es un supuesto razonable en el análisis de una economía agrícola de trueque, esta resulta mucho menos aceptable en una economía industrial, donde parte significativa de los medios de producción se producen por orden, por lo tanto después y pour cause al acto de invertir.
Más adelante, en una economía monetaria, la única asociación posible entre el financiamiento y el ahorro es el uso de stocks acumulados de dinero para financiar la inversión, en vez del consumo. Sin embargo, en una economía que se haya movido más allá del dinero metálico hacia el uso de crédito y préstamos, la inversión se puede financiar por el “dinero nuevo” tanto como por la transferencia de ahorro en dinero existente.

Neutralidad del dinero, neutralidad del crédito y teoría de los fondos prestables
Como se argumentó previamente, el AAP sólamente se concibe para el análisis de una economía de trueque, o si el análisis asume que la economía capitalista se comporta fundamentalmente como una economía de trueque. Una economía de trueque es una en la que la producción y el ingreso están predeterminadas y por tanto el proceso de intercambio -en vez del de producción – es la ocupación principal del análisis económico.
Para imaginar una economía industrial como una economía de trueque es necesario asumir que, dado el estado de la técnica, el ingreso está predeterminado y, para propósitos de análisis, no cambia. Es verdad que uno de los resultados principales de la teoría neoclásica es que el equilibrio de pleno empleo es un resultado natural de una economía competitiva.
En una economía competitiva tal, el dinero juega dos roles distintos: como medio de intercambio y como unidad de cuenta. Una vez que se interpreta al dinero como un activo que no genera intereses, mantenerlo para almacenar valor sólo se justifica en el intérvalo entre la recepción de un ingreso y la adquisición de un bien. En el largo plazo, el dinero es necesariamente neutral. En este caso, la teoría cuantitativa del dinero no se puede disputar: los cambios en la oferta monetaria no pueden afectar a las variables reales, sólo a las variables monetarias.
El postulado de la neutralidad del dinero a largo plazo es uno de los principios fundamentales de la economía clásica y neo-clásica. Este postulado ha permitido a los economistas de las corrientes principales distinguir entre fenómenos monetarios a corto plazo de los valores de equilibrio a largo plazo, de modo que todos los teoremas fundamentales se pueda establecer en términos reales.
Aún en la construcción para un análisis de una economía donde el dinero metálico prevalece, la evolución del dinero bancario no cambia este postulado siempre y cuando los bancos así como otras instituciones financieras se presenten como meros intermediarios entre el ahorro e inversión. Es decir, mientras que el crédito sea también neutral, en el sentido de que no interfiera con las fuerzas reales detrás de la acumulación (ahorro y productividad). Este ha sido el rol de la teoría de los fondos prestables (TFP)en economía monetaria.

En la TFP, el producto se determina de manera ‘neoclásica’ en el mercado de trabajo. El equilibrio se alcanza únicamente cuando todos los factores se remuneran de acuerdo a su productividad. Para el propósito de análisis del mercado de capital (ahorro), el ingreso se puede asumir que sea predeterminado. En otras palabras, no hay falacia en el paso del nivel micro al nivel macroeconómico. Consecuentemente, la oferta de ahorro/capital real (S), es visto como determinado de acuerdo a las preferencias intertemporales de los hogares (y tiene una relación inversa con la tasa de interés r). Por otro lado, la demanda de capital (inversión) (I) es una función directa del retorno de capital (o la productividad marginal del capital). Por tanto, la tasa interés de equilibrio (o natural), es la tasa que equilibra la cantidad de capital ahorrado y el invertido, ahorro y productividad.

Ahora, asumamos que se introduce una innovación tecnológica en nuestra economía de TFP, de modo que la productividad marginal de la inversión se eleva -lo cual se ilustra en la figura 2.1 como un desplazamiento a la derecha de la demanda de fondos prestables. Si las preferencias intertemporales de los ahorradores permanecen sin cambios, esto normalmente implicaría un incremento en la tasa natural de interés, causando un decremento del consumo simétrico al incremento en la inversión.

### Desde Hicks y Tobin a los monetaristas
Contrario a las tres ecuaciones de la teoría clásica,
M=k.I, Ix=C(i), Ix= S(i,I)
Keynes inicia con tres ecuaciones:
M=L(i), Ix=C(i), Ix= S(I).
Estas difieren de las ecuaciones clásicas de dos maneras. Por un lado, la demanda de dinero se concibe como función de la tasa de interés (Preferencia por la liquidez). Por otro lado, cualquier posible influencia de la tasa de interés en el monto ahorrado de un ingreso dato se niega.
Hicks

La teoría de la preferencia por la liquidez de Keynes sostiene que la tasa de interés es mayormente un fenómeno monetario, determinado por la oferte y la demanda de dinero. Especialmente, él enfatiza el rol de la incertidumbre en la provocación de cambios en la demanda de dinero como modo de almacenamiento de valor. Esto implica que las decisiones individuales de ahorro tienen poca, si es que algo, influencia en los niveles de las tasas de interés.

Capítulo 3 – Saliendo del Argumento del Ahorro previo
Financiamiento en una economía de producción monetaria

La economía neoclásica presume que, en equilibrio, una economía de mercado se comporta como si hubiera lo que Keynes llamó una economía de salarios reales o cooperativa. Como el nombre lo sugiere, en una economía tal la producción se organiza de forma cooperativa y el producto se distribuye acorde: ‘los factores de la producción son recompensados dividiendo en las proporciones acordades el producto efectivo de sus esfuerzos cooperativos’ (Keynes 1979:78). En otras palabras, en equilibrio el ingreso real de cada factor corresponde a su productividad.
Si el dinero existe en economias cooperativas tales, este actúa como un mero medio de intercambio: el dinero sólo se puede demandar a causa de los rezagos de tiempo que existen en el proceso de intercambio de bienes. Una economía cooperativa o de salarios reales se comporta como una economía de trueque. Como se ha declarado anteriormente, el problema principal de una economía tal es la distribución del producto predeterminado. Una distribución eficiente de recursos será una que, dadas las preferencias del consumidor, maximiza el bienestar social presente y futuro.
En contraste, la teoría de Keynes se basa en lo que el llama la economía de producción monetaria, o economía de emprendedores. En este tipo de economía, los medios de producción son propiedad privada y la producción toma lugar a través de la contratación de trabajo por parte de los emprendedores.
*Porque en una economía tal, por las razónes que discutiremos más adelante, el preno empleo no está garantizado, y porque el desempleo involuntario significa desperdicio y sufrimiento humano, el problema principal de la teoría económica de Keynes es la promoción de pleno empleo*.
Las tres palabras clave de la economía de Keynes son tiempo, incertidumbre, dinero y tiempo irreversible. Cómo estas palabras se articulan en una alternativa coherente a las corriente económicas principales se discute más abajo.

Ser publisher es intensivo en trabajo, cierto?

Un publisher en la industria de los videojuegos tiene grandes similitudes con las casas disqueras en la industria de la música. Ambos son mercados de información, por lo que el modelo pudo sobrevivir bajo el mismo esquema durante algún tiempo y el comparativo no resulta muy alocado. Por esta razón, es complicado imaginar, pensando en términos de un estudio de ventajas comparativas, que ser un Publisher sea algo que una nación en desarrollo pueda contemplar como opción de desarrollo, eso es algo a lo que se dedican los países desarrollados.

Pero si desglosamos sus actividades, resulta que se trata de trabajo, que si bien es más especializado, sigue siendo trabajo. Actividades de Mercadotecnia, Relaciones Públicas y Negocios ocupan la mayor parte de lo que estas empresas hacen. La captación de talentos y el desarrollo de sus bienes de información son algo en lo que el capital es en general una inversión que se hace una única vez.

La diferencia tal vez estriba en el costo del capital de trabajo. Iniciar un estudio de desarrollo requiere que sólo se gaste en el equipo, en los trabajadores y en gasto corriente. El negocio de un publisher estriba en el riesgo y en las relaciones públicas. La generación de una red de distribución eficaz es clave para este negocio para reducir al máximo el riesgo de sus proyectos. También lo es una evaluación exhaustiva de los proyectos que toma. Algunos publishers se encargan de los gastos de publicidad y promoción, pero también los hay que sólo “rentan” su red de distribución por un porcentaje de las ganancias. Esta red es un activo que toma mucho dinero, tiempo y trabajo en crearse, pero es cierto modo una especie de capital intangible. Si lo vemos en cierto nivel de abstracción, podemos notar que es una “máquina que vende videojuegos”. Es costosa, pero con un adecuado mantenimiento, esta máquina logra que con poca labor, la venta de videojuegos sea más sencilla. Como la demanda es limitada, el mercado es un juego de suma cero en el que los publishers más grandes, con su “máquina de vender juegos” más grande, suelen significar barreras enormes para países desarrollados al desarrollo de un mercado propio.

Así que este activo, la “máquina de vender juegos”, tiene características de un bien de capital, pero su naturaleza limitada hace que se comporte como un bien “tierra”. Ciertamente, el publisher en lo que más invierte su capital de trabajo inicial, pues, no es en factor trabajo. Por mucho que el análisis de su gasto corriente lo pueda indicar.

Tabla ordenada de tasas de interés

La tasa de interés activa es un dato cuya comparación resulta interesante en muchos aspectos. He tomado los datos del banco mundial en formato Excel, los he acomodado para sólo tener el vector del promedio en las tasas de interés activas de 2007 a 2011.

lendingR = 
  First[Import["/Users/M/(...)/lendingrate.xls"]];

La razón por la que antes de que pase el valor a la variable haya usado First es por que he puesto los datos que quería en la hoja 1, la hoja 2 mantiene todos los datos originales para usos posteriores.

En la segunda parte del programa me aseguro de limpiar los datos vacíos:

temp = {};
For[i = 1, i < Length[lendingR], i++,
 If[Head[lendingR[[i, 2]]] === Real,
  temp = Append[temp, lendingR[[i]]],
  Null]
 ]
lendingR = temp;

Muchos países no proporcionan algunos datos y aparecen en blanco en lo que no proporcionan, por lo que al crear los promedios en excel, en tales países aparece un mensaje de error. Queremos que a estos países no los incluya en la tabla final. Para esto he usado la función Head, que devuelve el encabezado. Si el dato que contiene la posición que evaluamos en la matriz tiene como encabezado que es un número real, lo podemos incluir a la tabla, de lo contrario lo ignoramos. Finalmente, pasamos los datos  de la matriz temporal a la originaria.

Usaremos a continuación la matriz transpuesta para poder trabajar con el vector que contiene únicamente los datos. De ahí obtendremos el orden, el cual alojaremos en la variable order y que usaremos para crear una matriz con los vectores ordenados, para luego pasar su valor a la matriz original.

temp = {};
tlR = Transpose[lendingR];
order = Ordering[tlR[[2]]];
temp = Append[temp, tlR[[1]][[order]]];
temp = Append[temp, tlR[[2]][[order]]];
lendingR = Transpose[temp];

Por último, agregaremos a cada elemento de la lista su número correspondiente, así la tabla final nos presentará el País, su tasa de interés y su Ranking. Presentamos la matriz con TableForm.

For[i = 1, i < Length[lendingR], i++,
 lendingR[[i]] = Append[lendingR[[i]], i]
 ]
Clear[temp, tlR, order];
TableForm[lendingR]

Regresiones Lineares con Mathematica: m1 vs INPC

Entiéndase por M1 la emisión monetaria primaria e INPC es el índice de precios, i.e. la inflación. Los datos los tomé de banxico (nota: la aplicación en web que tienen en su página está muy buena, punto para ellos):

(*Importar la lista de m1, limpiar los datos y presentarlos en gráfica*)
Clear[m1];
m1 = Import[
   "/Users/Marius/Google Drive/COPYME/Mathematica/Ejercicios/tm/m1.xls"];
m1 = First[m1];
temp = {};
For[i = 1, i < Length[m1], i++,
 temp = Append[temp, First[m1[[i]]]]
 ]
m1 = temp;
Clear[temp];

y además

*Importar datos de INPC, limpiarlos y presentarlos en gráfico *)
Clear[inpc];
inpc = Import[
   "/Users/Marius/Google Drive/COPYME/Mathematica/Ejercicios/tm/inpc.xls"];
inpc = First[inpc];
temp = {};
For[i = 1, i < Length[inpc], i++,
 temp = Append[temp, First[inpc[[i]]]]
 ]
inpc = temp;
Clear[temp];
inpc = Most[inpc];

He limpiado los datos, hay que notar que Banxico, por muy genial que sea su aplicación, sólo me dejó descargar los archivos en Excel y éstos venían con toda la información que le podría pedir al respecto, de modo que he modificado el archivo en Excel antes de importarlo para asegurarme de que ya no tiene la información extra que luego es complicado limpiar y todo quedó en un hermoso vector.

Ahora conjuntaremos los datos en una matriz:

temp = {};
For[i = 1, i < Length[m1], i++,
 t1 = {};
 t1 = Append[t1, m1[[i]]];
 t1 = Append[t1, inpc[[i]]];
 temp = Append[temp, t1];
 Clear[t1];
 ]
m1inpc = temp;
Clear[temp];
Length[m1inpc]
ListPlot[m1inpc]

La razón de hacer esto es que podrán trabajarse como las variables independientes x, i.e. en un modelo y=a x1+ b x2 + j la matriz representa las x. En nuestro caso, en realidad lo que queremos lograr hacer es una regresión donde y sea el diferencial del m1 y las x sean el m1 mismo y el inpc.

Para esto tenemos que generar el vector del resultado y con m1(i)-m1(i-1):

(*Crear la lista de las diferencias de M1, que establezca el crecimiento*)
m1G = {};
For[i = 0, i < Length[m1], i++,
 
 If[Head[m1[[i]]] =!= Real,
  (*j=i+1;
  m1G=Append[m1G,Minus[m1[[j]]]];
  Clear[j];*)Null
  ,
  j = i + 1;
  temp = m1[[j]] - m1[[i]];
  m1G = Append[m1G, temp];
  Clear[temp];
  Clear[j];
  ]
 ]

Ya tenemos lo que necesitamos. Para hacer la regresión usaremos LinearModelFit. En una de sus descripciones:

LinearModelFit: LinearModelFit[{m, v}]
constructs a linear model from the design matrix m and response vector v.

lm = LinearModelFit[{m1inpc, m1G}]
lm["DurbinWatsonD"]
lm["AdjustedRSquared"]
lm["RSquared"]
lm["ANOVATable"]
ListPlot[lm["MeanPredictionErrors"]]

Como podemos ver, es sumamente sencillo hacer una regresión en Mathematica una vez teniendo los datos acomodados de la forma correcta.

Además es super sencillo pedirle que entregue los estadísticos que necesitas, por ejemplo, aquí le hemos pedido el Durbin Watson, la R cuadrada, la R cuadrada ajustada y la tabla ANOVA. Además, he puesto en gráfica los errores de predicción promedio.

 

Manipulación de datos en Mathematica

Ayer quería un dato sencillo: El promedio del tipo de cambio de MXN a USD durante el 2012.

Probablemente haya alguna aplicación en web en el que hubiera podido encontrar el dato prefabricado, pero no confío mucho, no se cómo obtuvieron el dato y no se de donde vienen los estimados. Así que tomé los datos del FMI, que a su vez los toma de los banco centrales. Probablemente habría sido más fácil obtener los datos directamente del Banco de México, pero quería ver cómo estaban los datos de Fondo Monetario. Resulta que esos datos tenían todos los problemas que podrían existir al tomar una base de datos.

Para esto tomé todos los datos desde enero hasta diciembre de 2012. La aplicación me da tres opciones, una era Excel, que por comodidad fue la primera que intenté bajar. Pero estos datos al importarlos en Mathematica me daba toda la fila como un sólo String, por lo que pensé que mejor intentaría otro tipo de datos.

Curiosamente tienen entre sus tipos de datos una extensión *.tsv, es decir tab-separated values, que pensé que sería muy similar al *.csv, separados por comas.

Así que al importar, tuve que quitar la información al inicio y al final. Como en las columnas el dato que me interesaba estaba en medio, tuve que transponer la matriz y repetir el proceso de limpia de datos. el programa se veía así:

tdc = Import["/Users/(...)/Exchange_Rate_Report.tsv"];
tdc = Drop[tdc, 3];
tdc = Drop[tdc, -13];
tdc = Transpose[tdc];
tdc = Drop[tdc, 2];
tdc = Drop[tdc, -2];
tdc = First[tdc];

Probablemente había una forma más rápida de hacerlo, no lo se… el punto es que quedó un vector limpio con sólo los tipos de cambio. El problema es que pasó los datos como String, y peor aún, como son datos separados por el tabulador, los últimos valores de la cadena de datos de cada uno de los valores tienen espacios en blanco que no nos sirven.

Por eso hice este pequeño programa que elimina los valores en blanco y a la vez se deshace de los días en que no hay registros:

temp = {};
For[i = 1, i < Length[tdc], i++,
 If[
  StringLength[Part[tdc, i]] > 3,
  temp = Append[temp, StringDrop[Part[tdc, i], -2]],
  Null
  ]
 ]
tdc = temp;

 

Notarán que he incluido un If que ejecuta la acción sólo si la cadena tiene más de tres elementos, esto ayuda a eliminar los datos que no tienen registro, de lo contrario el programa dejaría más basura de la que elimina.

Finalmente, he usado por primera vez (para mi) la función ToExpression, que convierte un String en expresión, lo cual ha resultado bastante útil. Ya una vez convertido a expresión, el vector es realmente manipulable, se puede realizar gráficos con él y realizar cálculos, como la media.

temp = {};
For[i = 1, i < Length[tdc], i++,
 temp = Append[temp, ToExpression[Part[tdc, i]]]
 ]
tdc = temp
Clear[temp];

 

Imagen

 

PS: La media del tipo de cambio MXN/USD en 2012 fue de 13.166.

Minando Bitcoins

Si echamos un vistazo a las tendencia de búsqueda de google sobre bitcoin, podremos notar un salto enorme de febrero para acá, que está en concordancia con el salto del precio de esta moneda. Esto es a lo que se le conoce como una burbuja, que como se trata de una moneda, sería una burbuja inflacionaria.

Esto ha despertado un enorme interés en el tema, y una moneda que ya tenía un par de años en el mercado, de repente, de pasar de un rincón oscuro conocido sólo por algunos geeks, se ha transformado en un fenómeno. Aunque sigue estando dominado por geeks en cierto modo, sobre todo por que la manera de minar estas monedas requiere de ciertos conocimientos técnicos.

Primero expliquemos un poco sobre esta moneda. A diferencia de otro tipo de “dinero electrónico”, bitcoin no está ligado inherentemente a ninguna otra moneda y comparte muchas características con las monedas oficiales, excepto que, no está regulada por ninguna entidad gubernamental ni tiene relación alguna con una. La moneda fue creada por un incógnito japonés, y su valor se determina, al igual que otras cosas que han servido de dinero -como el oro -más que otra cosa por que las personas lo desean. Como la cantidad de bitcoins existentes es limitada, el precio se determina, al igual que con una moneda real, por la interacción de las fuerzas de oferta y de demanda.

El número limitado de bitcoins se ha determinado de una manera, a mi parecer, sumamente ingeniosa. Actualmente el precio de las bitcoins está cerca de los 180 USD, por lo que tal vez estés pensando en minar bitcoins. Pero la forma en que éstas se minan es un tanto compleja. Por supuesto que, si lo pensamos de esta forma, es más sencillo que poner una mina de oro. Y el riesgo de que la veta de oro no contenga lo suficiente es menor.

La bitcoin está basada en matemáticas: se trata de romper bloques, con algoritmos, para ir encontrando bitcoins, cada bloque liberado genera 25 bitcoins (en realidad es una buena suma de dinero actual). Es parecido a encontrar números primos. Los primeros números primos se pueden verificar muy fácilmente, incluso mentalmente y con lápiz y papel. Pero después se requieren de algoritmos cada vez más complejos. Para minar bitcoins no se descifran números primos, pero actualmente con un procesador gráfico regular, minar una bitcoin podría resultar más caro que el valor de la misma y podría demorar décadas.

Esta característica de la moneda es en realidad fantástica, pues genera rendimientos decrecientes en las actividades de minería, a tal grado que, si bien en la actualidad podría no generar ganancias ser un minero solo, se podrían crear empresas cuyo propósito sea la minería de bitcoins, que podrían aprovechar economías de escala. Con eso en mente, podemos notar que existen actividades que requieren de este tipo de esfuerzo colaborativo y que pueden explotar el modelo.

Nuevas monedas basadas en esta idea pueden ayudar a que se creen empresas de iniciativa privada que ayuden a resolver problemas complejos que incluso instituciones dedicadas a la investigación no han logrado resolver. Nuevas bitcoins con nuevos problemas profundos que resolver. (necesariamente tienen que ser diferentes tipos de algoritmos, las empresas que han minado una moneda pueden con la tecnología adquirida acaparar los nuevos mercados, lo cual no es necesariamente malo en todos los casos)

Teoría Monetaria 1

Existe una idea que cambia todo en las teorías económicas. TODO.

Pareciera un poco exagerado afirmar algo así, pero la verdad es que es una idea sencilla, que al parecer representa una pequeña pero importante omisión en las teorías fundamentales de los clásicos y neoclásicos. Y es que, al parecer, se les olvidó el dinero.

La mayoría de los postulados sobre la economía, aunque parecen hablar de una economía con dinero -por conceptos como precio, ahorros, etc -en realidad son economías de trueque. El dinero, si existe, se considera solamente una herramienta de intercambio, sin efectos. Es la teoría de la neutralidad del dinero la que rige. Pero ese pequeño concepto lo cambia todo:

Los bancos crean dinero

Son cuatro palabras que cambian todo. Por que? por que si es verdad que los bancos crean dinero, entonces el dinero no es neutral, es decir, su existencia tiene efectos sobre la economía.

Uno de los efectos interesantes es que, en una economía neoclásica, el ahorro precede a la inversión. Se supone que es lo que se ahorra lo que se tiene disponible para la inversión. Esto se parece mucho a una economía de trueque, donde podríamos imaginar a ese ahorro e inversión como un producto físico -como por ejemplo, granos de maíz. De lo que se cosecha, una parte se destina al consumo y el resto se ahorra, con intensión de invertirlo. Esta idea está presente en la actualidad y dirige muchas de las políticas monetarias, en las que se pretende que el aumento de la tasa de interés sirva como un incentivo para el ahorro y a su vez genere inversión productiva.

Pero esta idea es errónea. Si los bancos generan dinero, el ahorro no precede a la inversión, sino que al contrario, no solo va después de esta, sino que además la inversión es causa del ahorro. Los bancos no necesitan de grandes cantidades de ahorros para otorgar créditos. De hecho ,en teoría, un cuarto de los fondos prestables es generalmente suficiente reserva para que un banco opere. Por lo tanto, mucha de la política económica podría verse en el futuro como los químicos modernos veían a los alquimistas de antaño: no es que sean tontos, pero las bases teóricas en las que estaban operando no eran las correctas.

La teoría suele ser subestimada, pero las ideas tienen en realidad mucho más poder del que modestamente suelen presumir.

 

Loca academia de Economistas Chipriotas

Chipre es una pequeña isla europea, no cuenta con muchos recursos naturales y, como muchas otras islas, su negocio principal son los servicios bancarios.
Sólo que, este tipo de servicios, cuando eres una región aislada de las demás debe tener algún tipo de plus. Y Chipre, al igual que las islas caimán, es aquello a lo que llaman un “Paraíso Fiscal”. Para atraer depositantes, los bancos en Chipre podían tener cuenta habientes a quienes, según dejaban entrever, no harían muchas preguntas, tendrían beneficios fiscales y además ofrecerían una tasa de interés por los depósitos de 5%. Estas condiciones lograron atraer depositantes, principalmente los nuevos ricos disponibles en Rusia desde la caída de la Unión Soviética, con riquezas acumuladas de manera legal o no tanto y que dichas condiciones les resultaron atractivas.
Pero los bancos ganan dinero básicamente haciendo préstamos con los depósitos, y con una tasa de interés de 5% debían encontrar clientes dispuestos a pagar más que esto para hacer ganancia (tal vez debieron voltear a México).
La opción que los Chipriotas vieron como viable fueron los bonos del gobierno de Grecia -oh desgracia! Ya se imaginan a donde va esto -pero las cosas no salieron como se habían imaginado, Grecia resultó una mala opción y ahora los depósitos están en riesgo.
Cuando Chipre acude a la Unión Europea para pedir un gran préstamo de miles de millones que permitan mantener a sus bancos en operación y evitar un colapso de la economía Chipriota y tal vez incluso del Euro.
Cinco mil ochocientos millones de Euros fue la condición de la Unión Europea para aprobar el crédito. Ese dinero lo tenía que aportar Chipre.
Pero Chipre es una economía pequeña, no podría sacar ese dinero vía impuestos como otros países. Así que la solución ingeniosa con la que Chipre salió ha sido algo sumamente estúpido: han anunciado que tomarán dinero directamente de las cuentas de los depositantes.
Por qué digo que es estúpido?
Si en Chipre saben algo de Economía -y deberían, sobre todo respecto a bancos, deberían ser conscientes de que un anuncio así puede hacer quebrar a los bancos, juntamente lo que se quería evitar en primera instancia.
Si hoy escucharas que mañana el gobierno va a tomar un porcentaje del dinero de tu cuenta de banco, que harías? Sacarías todo lo que pudieras de tu cuenta para regalar lo menos posible? Pues eso es exactamente lo que hicieron los ciudadanos de Chipre, salieron a los cajeros a intentar sacar su dinero. Pero los bancos por definición no tienen los fondos suficientes en sus cajas para satisfacer esa demanda. Cuando mucho un banco tiene un 20% de los depósitos en efectivo como reserva y el resto lo tiene en créditos. El resto puede operar como compensaciones entre las cuentas del mismo banco y las de otros, que tienden a equilibrarse.
Pero un retiro espontáneo de los fondos es algo que ningún banco considera una situación deseable.
Chipre está dentro de otra tragedia griega