Google Analytics: el inicio de la era de los Marketeros estadistas

Ya lo decía Hal Varian, jefe de economistas de Google: la estadística será de las profesiones más sexies del futuro. Y no lo decía sin saber algo.
El desarrollo de Google Analytics me pareció que tuvo muy poco Hype en comparación con el que recibe en la actualidad el Apple watch, que ni existe aún, ni es tan disruptivo. La industria de la mercadotecnia apenas se adapta lentamente a la introducción de las campañas por redes sociales, pero Analytics es, a mi parecer, el Santo Grial de la mercadotecnia y sus usuarios, aunque no necesariamente de quienes la manejan actualmente.
Me explico. Hasta hace apenas cinco años sonaba imposible que las empresas tuvieran una medición exacta del impacto de sus campañas publicitarias. Por esto, la elección de los proveedores de las mismas no era un proceso racional, sino más bien dependía de influencias y de los gustos de las empresas. Pero el conocimiento de la efectividad de los medios usados hará que la industria paulatinamente se reestructure, serán más importantes los estadistas, economistas y personas que sean capaces de manejar grandes cantidades de datos y sintetizar de ellas las respuestas adecuadas en tiempos razonables.

Mind the current

Si manejas la cuenta de alguna organización o persona, o bien si usas tus cuentas de redes sociales con fines profesionales, también ahí es importante estar al pendiente de lo que pasa. Un tweet fuera de contexto puede causar hasta enojo, según la situación presente.
Por ejemplo ayer, que fueron lo golden awards, el ánimo de quienes tuitean en su mayoría tiene que ver con temas relacionados. Si tu negocio tiene algo que ver con el cine, el espectáculo, etc, entonces deberías haber hecho más entradas. Si por el contrario, el ánimo de tus usuarios no tiene nada que ver, lo mejor es el silencio.
El tema es delicado cuando hay algún evento que conmueve o indigne. Si en ese momento sales promocionándote te arriesgas a verte un tanto insensible. Compáralo con quien se pone a vender en una iglesia… Adentro… En medio de un acto fúnebre. Así es más o menos el sentimiento.