Estadística e interpretación

Hoy mis alumnos me pedían espacio en mi clase para estudiar para su examen de estadística. Decidí que tal vez sería buena idea hablar un poco sobre aspectos de estadística que tal vez no habían visto: interpretación de los datos.

Me llamó la atención que una alumna decidió que eso no tenía para ella ningún valor, si no tenía utilidad para resolver su examen. Este tipo de cosas me han desanimado mucho últimamente, pues el objetivo de la estadística no tiene nada que ver con fórmulas y tiene mucho que ver con la interpretación que tenemos del mundo que nos rodea. Es muy penoso, pues la interpretación lo que debe diferenciar la educación a nivel universitario de una meramente técnica. Se supone que la idea es tener personas creativas y con iniciativa, de tal modo que su educación les sea útil para adaptarse a los cambios en el mundo.

Un pensamiento tal vez (ojalá) demasiado extremo que no puedo evitar es que si no preparamos a las futuras generaciones a pensar con lógica y creatividad, nos arriesgamos a una sociedad cuya utilidad al bienestar social es arrebatado por la tecnología.