Teletransportación, identidad y filosofía.

Por algún tiempo, yo era de la opinión de que si en mi tiempo de vida se llegara a inventar la teletransportación yo sería de aquellos ancianos renegados -porque no espero que se invente durante mi tiempo de juventud -que se negaría rotundamente a usarla. Me veía montando un viejo Jet que ya casi nadie usaba, con otros ancianos renegados igual que yo y con mis nietos reclamándome mi necedad.

La cuestión está en la continuidad de la conciencia. Se han teletransportado ya pequeñas cantidades de materia (en específico fotones, en lo que se le llama teletransportación cuántica. Véase artículo) y se presume que la materia que se transporta es exactamente la misma. En el caso, hasta el momento fantasioso, de que se logre hacer algo así con materiales mas grandes a un costo razonable (a mi pobre entendimiento del tema, se requiere hasta el momento de superconductividad y eso requiere de muchísima energía.), no sería como muchos lo imaginan, que aquella máquina reconstruyera al material o persona en otro lugar, destruyendo al original. En teoría, una teletransportación correcta significa que cada célula del cuerpo se replica en otro lugar alternativo.

Si la reaparición en el otro lugar no es instantánea para todos los componentes, entonces evidentemente habremos muerto y vuelto a la vida entre nuestra desaparición y reaparición. Pero el problema persiste aún cuando sea una reaparición instantánea dado a que la conciencia no está siguiendo un mismo hilo de continuidad. Si, es el mismo montón de materia orgánica y en teoría las redes neuronales están acomodadas en la misma forma exactamente, por lo que todas las memorias persisten. A menos de que sea con portales, muy probablemente me verán resistiéndome al medio. No tendría problema en mandar correspondencia teletransportada.

El hombre que aparece del otro lado de la teletransportación es el mismo que yo?. Esto es algo parecido al problema de la paradoja de Teseo. Pero me he empezado a reconciliar con la idea, incluso antes de que dicha tecnología se vea en puertas, considerando que la continuidad de la conciencia se pierde a diario cuando vamos a dormir. Personalmente, preferiría no tener que dormir y aún no comprendo el sentido evolutivo de esta actividad, pero estoy consciente de que no existen garantías de que el hombre que despertó hoy por la mañana es el mismo que fue a dormir anoche. Hasta donde yo se, bien podrían haber intercambiado todas las partes de mi cuerpo y plantado memorias falsas hasta hoy.

Esto, extrañamente, me hace sentir mejor. Mas tranquilo con la idea. Ojalá que al lector también le cause mas tranquilidad pensar que cada día nacemos y cada día morimos. La muerte -es decir, la no-conciencia -es algo muy familiar para todos nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s