Dios si está bien muerto, Robin Williams no tanto

Tal vez la única razón por la que aceptaría que Dios no está muerto, es que nunca ha existido para empezar. Tal vez incluso me gustaría indagar en de qué dios estamos hablando, siendo que hay tantos, y qué queremos decir por muerto.

Si en el contexto de religión decimos que un dios se mantiene vivo mientras existan fieles a él, entonces podemos decir que el dios de la mitología judeo-cristiana está bien vivo, mientras que Zeus ya estiró la pata desde hace mucho (o no?). Incluso podríamos atrevernos a decir que, está tan vivo que afecta realmente a las vidas de millones de personas. Esto es verdad, muchos basan tanto su vida en sus creencias que se podría decir que está más vivo que muchas personas cuya existencia no afecta a nadie. Si nuestra existencia se basa en la percepción de los demás, entonces si se trata de un ente muy vivo. De esta manera, también están vivos la mayoría de quienes nos han dejado una huella en nuestro corazón.

Todavía me siento un tanto afectado por la muerte de Robin Williams. Disfruté muchísimo sus películas y siempre me pareció una de las personalidades más agradables de la escena. Una de las películas que más me han gustado de él es la de “Más allá de los sueños“, en esa película dice “Lo que es verdad en nuestras mentes es la verdad, sea que otras personas lo sepan o no”. Robin Williams vive aún en nosotros, en nuestros corazones, cada vez que lo vemos en sus películas podemos volver a convivir con él y su forma de ser. Así también con los autores de nuestros libros favoritos, podemos entrar en sus mentes y obtener sus conocimientos.

Sin embargo no podemos hacer que estas personas sientan nuestro cariño. No podemos hacer que lo perciban y respondan a ello. René Descartes dio en el clavo cuando dijo “Pienso, luego existo”. Es indispensable que para poder decir que existimos lo podamos sentir, vivir, pensar. En otras palabras, no es suficiente para una verdadera existencia que los otros nos imaginen. Una ilusión, aunque sea colectiva sigue siendo una ilusión. El que algún dios afecte la vida de millones de personas no es necesariamente prueba de su existencia si estas afectaciones se pueden dividir y analizar en otros factores distintos, sea el clima o la bondad humana.

Tal vez el lector sienta que estas afirmaciones sean desesperanzadoras, sin embargo, quiero decir que justamente pasa lo contrario. La no-existencia de un cielo y un infierno ni entes sobrenaturales que los gobiernen es lo mejor que nos puede pasar. Significa que todo lo bueno que tenemos como humanidad ha sido gracias a nuestros hermanos, nada ha venido a través de seres extraños. También quiere decir que tenemos que cuidar lo poco que nos toca vivir, que tenemos que amar, vivir, reír, llorar, abrazar y sentir todo lo que podamos en este breve periodo de tiempo, no hay nada más. Todavía queda muchísimo que hacer para hacer de este mundo un lugar mejor, y sobre todo, no estamos protegidos, sólo hemos tenido suerte. Estos pensamientos son suficientes para levantarse en la mañana con una gran actitud hacia la vida, tratando de que todo sea mejor. La responsabilidad es tuya, tu, que estás leyendo esto. A ti te quiero decir que si es que existe un dios, ese eres tu. No hay nadie más arriba que tu en la escala evolutiva. Es tu responsabilidad mejorar todo. Mucha suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s