Y si suben el metro a 57 pesos?

Ese sería el precio aproximado del viaje en el metro de Londres. Por supuesto, la economía londinense es otra onda y no esperamos que una pared humana nos bloquee el paso para entrar al vagón (o si?), ni que esté lleno de vendedores de chácharas y discos pirata por 10 pesos.

Estoy de acuerdo de que el aumento a la tarifa del metro tiene un efecto inflacionario, que es un golpe duro para las familias más vulnerables. Pero también creo que es más importante aún un sistema de transporte colectivo de más calidad. En el estado actual del metro es un sistema que se ve claramente que podría ser mucho más eficiente y que requiere de mantenimiento. Creo en verdad que un buen sistema de transporte tiene efectos positivos mayores al precio del boleto. En realidad deberíamos llevar al otro extremo la pregunta y cuestionarnos: ¿Que pasaría si el precio aumentara a 57 pesos?

La ciudad puede absorber gran parte del cambio, vía aumento de salarios (¿Que tanto?, habría que hacer un poco de econometría para averiguarlo). Pero también los ciudadanos podrían tener una forma de ver al gobierno distinta, más crítica y más exigente. Los cambios prometidos serían sin duda vigilados con lupa.

Cuando empezaron a hacer campaña, la ciudad del DF usó medios publicitarios para difundir los beneficios del aumento de la tarifa, y además hizo una encuesta. No se si son muy inocentes, pero el que la gente no tuviera confianza en la encuesta no es ninguna sorpresa. En lo personal yo tampoco tengo mucha confianza, pero lo manifiesto pensando que tal vez esa encuesta la hicieron con algún sesgo hacia los sectores que, de realizarse el aumento de precios, ellos podrían mantenerse sin pagar: policías, adultos mayores, jóvenes de injuve, etc. En esta teoría de conspiración, podría el sesgo ser intencional o un error honesto basado en que es a estos sectores a quienes podrían contactar para encuestar mas fácil y barato.

Una idea de cómo pudieron haber hecho el aumento habría sido que lo hicieran inicialmente sólo para la compra de boletos, mientras que en el sistema de las tarjetas el precio se mantuviera. Es una idea fácil de implementar y que además tiene la ventaja de que hace desaparecer a los boletos más rápido que por decreto (una de las metas que querían lograr era que todo el sistema se manejara con tarjetas) y eso sin mencionar que realizar aumento a la tarifa es más sencillo para las tarjetas, aprovechando un pequeño sesgo de irracionalidad (aquí recargas dinero, no número de boletos).

Comprendo que los tiempos son importantes, se realiza el aumento el 13 de diciembre, pasado el fervor guadalupano que requiere del uso del transporte y justo antes de la temporada vacacional. Pregunta, creen que baje el atasco en los vagones? en lo personal, creo que no sería una diferencia perceptible, pero como externalidad, podríamos esperar que suban más personas al metrobus que antes, personas que preferían el metro al metrobus por la diferencia a la larga en precios y que ahora sean indiferentes, digamos que quienes los tienen a una distancia parecida de sus casas.

Anuncios