Reseña de Parallels con SO Windows en Mac

Francamente he estado evadiendo por mucho tiempo el tener que instalarle Windows a mi Mac todo lo que he podido hasta el momento. Tengo Office para Mac e incluso me he dedicado horas y días enteros en aprender a usar Mathematica para poder evitar el uso de Eviews u otros paquetes para Econometría. Pero ahora me he sentido obligado a instalar el paquete en mi ordenador.

Para esto he hecho uso de Parallels, que permite manejar las aplicaciones de windows como si fueran nativas. En general me parece fantástico que haga el esfuerzo el programa para no interferir con el funcionamiento normal de la computadora. Después de todo, lo que se busca es usar las aplicaciones. Como tampoco son aplicaciones que quiero que estén todo el tiempo conmigo (y como Windows tiene la mala costumbre de llenar carpetas con archivos ocultos que ayuden al funcionamiento, pero que hacen imposible mantener un inventario mental fiable de los archivos) he instalado la Máquina virtual en un disco duro externo.

Cuando requiera de Eviews, por supuesto, tendré que conectar este disco duro, pero en lo personal no me parece una molestia. Es una manera de mantener la Mac “pura”. Lo único de lo que no me libré es de que haya incluido un par de archivos para la papelera de Windows y un identificador para el escritorio. No se supone que los deba ver, pero tengo configurada la Mac para ver todos los archivos ocultos, así que si tu no tienes eso activado no te debería molestar.

Luego, al hacer la instalación de Windows (y reiniciar incontables veces la máquina virtual, no el ordenador por completo) aparece un icono en la parte superior de la pantalla. Es el logo de Parallels, dos barras paralelas en rojo. Si das click derecho en este ícono deberás poder ver el menú que aparecería en Windows al presionar la bolita azul con el logo del sistema operativo de Microsoft.

Esto es útil para poder tener bien identificada la ubicación de los archivos en la máquina virtual. Esto es genial por que en ocasiones en que hay que modificar archivos de los ocultos, estos no están entremezclados con los de la Mac, haciendo un cochinero, sino que están aparte en la máquina virtual.

Además, esta misma intefaz permite “apagar windows”. Entre las aplicaciones por supuesto está notepad y la línea de comando de windows. A mi me sirvió mucho esto, por que no es posible simplemente arrastrar archivos de las carpetas de Mac a las de Windows por el Finder. Como la idea que tenía era de modificar un archivo en una carpeta oculta (no he encontrado como hacer que el “Explorador de Windows” me muestre lo oculto aún) y este archivo era un sencillo .txt, lo único que tuve que hacer fue navegar con la línea de comando y crear el archivo con notepad (lo admito, resultó más cool incluso que usar el nano en la terminal de mac).

Y en resumen, ya tengo el Eviews funcionando perfectamente en la Mac, en el momento busco algunas series con que practicar y explotar su máximo (esperando no me haga crashear la máquina) y preguntándome que juegos debería bajar, ya que andamos en eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s