Loca academia de Economistas Chipriotas

Chipre es una pequeña isla europea, no cuenta con muchos recursos naturales y, como muchas otras islas, su negocio principal son los servicios bancarios.
Sólo que, este tipo de servicios, cuando eres una región aislada de las demás debe tener algún tipo de plus. Y Chipre, al igual que las islas caimán, es aquello a lo que llaman un “Paraíso Fiscal”. Para atraer depositantes, los bancos en Chipre podían tener cuenta habientes a quienes, según dejaban entrever, no harían muchas preguntas, tendrían beneficios fiscales y además ofrecerían una tasa de interés por los depósitos de 5%. Estas condiciones lograron atraer depositantes, principalmente los nuevos ricos disponibles en Rusia desde la caída de la Unión Soviética, con riquezas acumuladas de manera legal o no tanto y que dichas condiciones les resultaron atractivas.
Pero los bancos ganan dinero básicamente haciendo préstamos con los depósitos, y con una tasa de interés de 5% debían encontrar clientes dispuestos a pagar más que esto para hacer ganancia (tal vez debieron voltear a México).
La opción que los Chipriotas vieron como viable fueron los bonos del gobierno de Grecia -oh desgracia! Ya se imaginan a donde va esto -pero las cosas no salieron como se habían imaginado, Grecia resultó una mala opción y ahora los depósitos están en riesgo.
Cuando Chipre acude a la Unión Europea para pedir un gran préstamo de miles de millones que permitan mantener a sus bancos en operación y evitar un colapso de la economía Chipriota y tal vez incluso del Euro.
Cinco mil ochocientos millones de Euros fue la condición de la Unión Europea para aprobar el crédito. Ese dinero lo tenía que aportar Chipre.
Pero Chipre es una economía pequeña, no podría sacar ese dinero vía impuestos como otros países. Así que la solución ingeniosa con la que Chipre salió ha sido algo sumamente estúpido: han anunciado que tomarán dinero directamente de las cuentas de los depositantes.
Por qué digo que es estúpido?
Si en Chipre saben algo de Economía -y deberían, sobre todo respecto a bancos, deberían ser conscientes de que un anuncio así puede hacer quebrar a los bancos, juntamente lo que se quería evitar en primera instancia.
Si hoy escucharas que mañana el gobierno va a tomar un porcentaje del dinero de tu cuenta de banco, que harías? Sacarías todo lo que pudieras de tu cuenta para regalar lo menos posible? Pues eso es exactamente lo que hicieron los ciudadanos de Chipre, salieron a los cajeros a intentar sacar su dinero. Pero los bancos por definición no tienen los fondos suficientes en sus cajas para satisfacer esa demanda. Cuando mucho un banco tiene un 20% de los depósitos en efectivo como reserva y el resto lo tiene en créditos. El resto puede operar como compensaciones entre las cuentas del mismo banco y las de otros, que tienden a equilibrarse.
Pero un retiro espontáneo de los fondos es algo que ningún banco considera una situación deseable.
Chipre está dentro de otra tragedia griega

Anuncios

Google Analytics: el inicio de la era de los Marketeros estadistas

Ya lo decía Hal Varian, jefe de economistas de Google: la estadística será de las profesiones más sexies del futuro. Y no lo decía sin saber algo.
El desarrollo de Google Analytics me pareció que tuvo muy poco Hype en comparación con el que recibe en la actualidad el Apple watch, que ni existe aún, ni es tan disruptivo. La industria de la mercadotecnia apenas se adapta lentamente a la introducción de las campañas por redes sociales, pero Analytics es, a mi parecer, el Santo Grial de la mercadotecnia y sus usuarios, aunque no necesariamente de quienes la manejan actualmente.
Me explico. Hasta hace apenas cinco años sonaba imposible que las empresas tuvieran una medición exacta del impacto de sus campañas publicitarias. Por esto, la elección de los proveedores de las mismas no era un proceso racional, sino más bien dependía de influencias y de los gustos de las empresas. Pero el conocimiento de la efectividad de los medios usados hará que la industria paulatinamente se reestructure, serán más importantes los estadistas, economistas y personas que sean capaces de manejar grandes cantidades de datos y sintetizar de ellas las respuestas adecuadas en tiempos razonables.

Llegaron los aliens… a Nueva York, para variar

Si yo fuera un Alien con intenciones de invadir, seguramente empezaría por Nueva York, tal y como lo plantean las películas de Hollywood. La razón de esto es que, si estoy invadiendo un planeta que se que es habitable, y mi primer contacto está dirigido a invadir, se que se van a defender, y por lo tanto, voy a planear una estrategia. Si llegara como primer punto de invasión a Durango, México, por ejemplo, sería una idea pésima. Por supuesto, como no se trata de una ciudad que esté muy armada (excepto tal vez por el crimen organizado, pero no me los imagino peleando al lado del ejército, es una idea muy idealista) y seguramente el mismo día de la invasión la ciudad caiga (asumiendo también que una invasión alienígena supone un avance tecnológico mayor y por lo tanto mejor armamento… o androides). Pero esta invasión supondría que en el resto del mundo sabrían de los aliens, de sus planes y su ubicación. Ese día por la noche habrán probablemente llegado la armada mexicana y tan pronto como los políticos se pongan de acuerdo, la de Estados Unidos.

La ventaja de atacar Nueva York, entonces, está en el elemento sorpresa (no, por muchas películas que hayamos visto con esa temática, no es una ciudad que esté totalmente preparada para la invasión) si ya lograste viajar quien sabe cuantos años luz para identificar un planeta habitable, al menos hay que conocer donde está el centro de mando de la fuerza armada más grande en ese planeta. Si de plano no hay forma de interferir nuestras comunicaciones (puede que tengan la tecnología, pero no la puedan cargar en una nave espacial) desde la Luna se puede buscar los puntos más iluminados del planeta, como indicador de las ciudades más importantes. Lo peor que puede pasar es que acaben el Las Vegas.

Si fuera ese el caso, probablemente podríamos hablar de que llegarán en son de paz.